Tecnología

Visualización y producción de vídeos para niños inquietos

10 pasos para crear un vídeo en Youtube desde 0

Edad recomendada De 4 a +13 años

La televisión y la radio son medios de comunicación obsoletos para los niños y jóvenes actuales. Ahora, ellos son los que deciden cuándo, cómo y desde dónde consumen los contenidos que están a su disposición en YouTube o en cualquier otra plataforma de vídeo. En este artículo trataremos el consumo a través de la red y la producción de contenidos.

Si nuestro hijo quiere ser youtuber, conviene apoyar su interés

YouTube y Podcast: la TV y la radio del presente

Visualizar vídeos y escuchar audios es muy sencillo para cualquier niño o adolescente con acceso a internet. La rapidez con la que se renuevan los contenidos, la facilidad de acceso, la posibilidad de verlos en cualquier momento y desde cualquier dispositivo hace que los jóvenes lo prefieran frente a medios estáticos como la TV o la radio. Además, existe toda una legión de jóvenes creadores de contenidos: los youtubers o videobloggers, que se encargan de subir uno o varios vídeos a la semana, e incluso a diario, de diversas temáticas. Al tener una edad similar a su público, conectan rápidamente con él, usando el lenguaje y los códigos propios de su edad.

 

Humor, tutoriales de todo tipo, música, belleza, videojuegos, deportes, animación, informática o, simplemente, historias personales son algunas de las temáticas que más triunfan en YouTube y sus creadores son valorados por los suscriptores de su canal como auténticos líderes de opinión y estrellas mediáticas. Por su parte, también tienen muy buena acogida los contenidos en formato audio. Son los llamados Podcast, programas de radio descargables para consumir en cualquier momento. Ofrecen las mismas posibilidades en cuanto a temáticas y la ventaja de que pueden llevarse descargados en los dispositivos, por lo que no consumen datos de la tarifa de internet.

 

Estas son las formas habituales de consumir contenidos audiovisuales entre niños y adolescentes, pero ¿qué pasa cuando nuestro hijo quiere imitar a sus ídolos para convertirse en youtuber?

 

Producción de contenidos en vídeo

Si nuestro hijo también quiere ser youtuber conviene apoyar su interés por un tema en particular, que seguramente le apasiona, y fomentar en la medida de lo posible que pueda desarrollar su actividad, primero como hobby y quién sabe si más tarde como un trabajo a tiempo completo (algunos youtubers con cientos de miles –o millones- de seguidores reciben altísimos ingresos por la publicidad en sus vídeos).

 

Con una videocámara o un teléfono móvil y un ordenador con conexión a internet se pueden crear contenidos y subirlos fácilmente a plataformas como YouTube o Vimeo. Si eso es lo que quiere nuestro hijo, estas sencillas pautas le facilitarán la labor:

 

  • Interesarnos por lo que hace. Se sentirá apoyado y con más ánimo para hacer aquello que le gusta.
  • Prestarle la tecnología a nuestro alcance. Y participar en su proyecto ayudándole a grabar o habilitándole un espacio para que trabaje más cómodo.
  • Proponerle temas. Aportar ideas y no censurar las suyas.

 

¿Cómo crear un vídeo en YouTube desde cero?

  1. Necesitamos una cámara de vídeo, de fotografía que también grabe vídeo, o un smartphone que pueda grabar en calidad HD 720p.
  2. Lo mejor es grabar de día, en habitaciones bien iluminadas o en exteriores. La luz que se consigue es muy buena y no hace falta ninguna iluminación extra como focos o lámparas profesionales.
  3. Elegid juntos una temática que os resulte interesante. Luego podéis buscar información en internet sobre ese tema para ver sobre qué vais a grabar.
  4. Con el tema decidido, lo mejor será escribir un pequeño guion –una o dos páginas–, para saber qué decir delante de la cámara y para que no se pierda nada de la información a transmitir. Bastará con tres ideas generales sobre las que hablar en el vídeo.
  5. Poned la cámara sobre un trípode o apoyada sobre una superficie estable que permita que el plano sea fijo y no se mueva durante el rodaje.
  6. Haced una prueba para ver que el sonido y la iluminación son correctos y… ¡listos para grabar!
  7. Descargad el contenido de la grabación en el ordenador o editadlo directamente con alguno de los programas gratuitos que existen.
  8. Cread un canal. Para ello es necesario registrarse antes. Las propias páginas ofrecen información para los que no son expertos en la materia.
  9. Subid el contenido a vuestro canal. Actualmente, la plataforma indica cómo hacerlo paso a paso y de manera sencilla.
  10. Listo, el vídeo ya está en la red.

 

Muchas veces, el adolescente estará ya familiarizado con todo este proceso, por lo que simplemente habrá que ofrecerle ayuda en algunos puntos. Otras, cuando son más pequeños y simplemente quieren jugar a grabar su propio vídeo, necesitarán ser guiados. En ese caso, ni siquiera será necesario que suban su vídeo a la red, el mero hecho de crear algo que luego puedan visualizar es suficiente premio para ellos. Si, además, compartimos un rato en familia y les ayudamos, su primera experiencia con el vídeo será muy gratificante y enriquecedora para todos. 

EXPERTO:

Juan Antonio Marín

Periodista

Experto en comunicación