Aprendizaje

Un trastorno de origen neurobiológico: la dislexia

Se manifiesta como una alteración que puede afectar a la memoria, al vocabulario, a la motricidad o al habla

Edad recomendada De 4 a 12 años


La dislexia es un trastorno del aprendizaje de origen neurobiológico que se manifiesta en una dificultad para adquirir y consolidar las habilidades necesarias para el aprendizaje de la lectura. Afecta aproximadamente a un 10% de la población.

Esta disfunción afecta al 10% de la población

Cuando hablamos de dislexia, estamos hablando de problemas para aprender en niños o adolescentes que tienen una inteligencia normal o por encima de la media, sin defectos de visión ni de audición, que han tenido una instrucción formal adecuada, y que no tienen problemas de salud que puedan afectar al aprendizaje ni un diagnóstico de retraso grave en el desarrollo.

Características de los niños y adolescentes con dislexia

No todos los niños con dislexia presentan las mismas dificultades. Por eso, será fundamental observar y evaluar a cada niño en profundidad para estimularle y realizar las adaptaciones escolares y familiares necesarias. Sin embargo, a nivel general, podemos encontrar las siguientes características en niños y adolescentes con dislexia:

Niños en edad preescolar

En esta etapa, los niños se inician en la adquisición de los prerrequisitos básicos para la lectoescritura y ya se pueden detectar posibles alteraciones:

  • En el lenguaje: dislalias (no pronunciar bien), confusiones en la pronunciación de palabras que se parecen en sus sonidos, pobreza de vocabulario, dificultades de expresión y comprensión oral.
  • En la lectoescritura: pobre conciencia fonológica (no reconocen el sonido asociado a las letras y a las sílabas), omisiones, inversiones de letras y grafía invertida.
  • En la estructuración y reconocimiento del esquema corporal: les cuesta distinguir izquierda-derecha, arriba-abajo, hacer puzles…
  • Otras dificultades: torpeza motriz (poca habilidad para manualidades y grafía), dificultades sensorio-perceptivas (por ejemplo, dificultades para aprender los colores) y para establecer secuencias (por ejemplo, aprenderse los números o las estaciones del año).

Niños de 6 a 9 años

Este periodo engloba los años de la enseñanza en los que se adquieren las habilidades instrumentales básicas para futuros aprendizajes. En esta etapa ya se puede establecer el diagnóstico de dislexia. Los niños con este problema presentan las siguientes características:

  • En el lenguaje: expresión oral pobre y dificultad para seguir instrucciones orales (aunque entienden mejor oral que por escrito).
  • En la lectura: confusión de letras por similitud fonética (sonido) o por simetría, omisiones, sustituciones e inversiones de letras y sílabas, lentitud y falta de ritmo (cometen vacilaciones, rectificaciones y repeticiones en la lectura). Leen primero en voz baja y luego en voz alta para asegurarse de hacerlo bien, no usan adecuadamente los signos de puntuación (cortan y amontonan frases inadecuadamente), tienen dificultades para seguir la lectura (se saltan líneas o siguen con el dedo) y les cuesta entender los planteamientos de los problemas matemáticos.
  • En la escritura: dificultades para copiar de la pizarra, omisiones o alteraciones del orden de las letras, agrupaciones o separaciones incorrectas de palabras…
  • A nivel espacio-temporal: dificultades para distinguir derecha-izquierda, para aprender secuencias como el abecedario, las tablas de multiplicar, los días de la semana, meses del año, etc.
  • A nivel emocional y conductual: comienza la frustración y falta de atención debido al sobreesfuerzo intelectual que deben realizar para superar sus dificultades.

EXPERTO:

Aroa Caminero Ruiz

Psicóloga

Psicóloga Clínica de la Universidad Autónoma de Madrid con certificado de Psicólogo General Sanitario.

Tips