Vida
Sana

Stop a los piojos

Las infestaciones de piojos son muy comunes entre los niños

Edad recomendada De 0 a +13 años

Los piojos son muy habituales en las guarderías y colegios y, a diferencia de lo que mucha gente cree, no tienen nada que ver con la suciedad. De hecho, prefieren el cabello limpio, por lo que hay que saber cómo actuar contra ellos y cómo prevenir su contagio.

Remedios antipiojos y liendreras para combartirlos

¿Qué son los piojos?

Los piojos son unos insectos que miden entre 2 y 4 mm en su fase adulta, de color grisáceo y con 6 patas. No vuelan, pero sí pueden saltar y moverse rápidamente, pasando de una cabeza a otra. Son succionadores y hematófagos, es decir, que se alimentan de la sangre que chupan de la cabeza al picar a las personas.

Se reproducen muy rápidamente. Su ciclo de vida es el siguiente:

- Un piojo hembra adulto puede poner entre 4 y 8 huevos al día, llegando a poner entre 100 y 300 huevos a lo largo de su vida.

- El periodo de incubación de la liendre es de 7 a 10 días. Las liendres son unos huevos blancos muy pequeños y pegados al cuero cabelludo que, a simple vista, pueden parecer caspa pero se distinguen claramente porque la caspa se desprende fácilmente del pelo al moverlo, mientras que las liendres cuesta quitarlas, incluso intentándolo con los dedos. Si están a más de 2 mm del cuero cabelludo, ya están muertas.

- Después nace un piojo en estado de ninfa, que aún no es capaz de reproducirse.

- A los 15 días se convierte en adulto y ya empieza a reproducirse.

- 15 días después, muere.

Viven por lo tanto un mes, aproximadamente, aunque fuera de su huésped solo pueden sobrevivir unas 24 horas.

¿Cómo se contagian?

Los piojos se contagian por contacto directo al compartir peine, gorro o, simplemente, al colocar las cabezas juntas jugando. Por eso son más habituales entre niños pequeños.

La infestación se conoce como pediculosis y sus síntomas básicos son el picor y las ronchas que aparecen en la cabeza. El picor no es producido por el piojo en sí al picar, sino por la irritación que causa la saliva depositada por el insecto en la herida de la picadura. Hay que evitar que los niños se rasquen ya que, si tienen las uñas sucias al hacerlo, se pueden infectar las heridas.

Tratamientos antipiojos

Si tu hijo tiene piojos, no entres en pánico. Aunque parezca difícil acabar con la infestación, es sencillo si eres muy meticuloso y sigues atentamente estos pasos:

- Lo primero es aplicar en su cabeza un tratamiento antipediculosis. Hay muchos en las farmacias. Sigue atentamente sus instrucciones ya que no todos se emplean igual.

- También puedes aplicarle vinagre de manzana mezclado con agua. Déjalo actuar una o dos horas tapado con una toalla o un gorro de ducha y, después, aclara bien.

- Después, coge una liendrera (un peine de púas especial) y peina mechón a mechón para ir quitando las liendres. Tienes que hacerlo con mucho cuidado para que no quede ninguna.

- A los 2 o 3 días puedes repetir el tratamiento con vinagre y volver a pasar la liendrera. Las liendres son más difícil de matar y eliminar que los piojos, por eso hay que ser tan meticuloso.

- Repite el tratamiento a los 7 días.

- Como los piojos pueden vivir hasta 24 horas fuera del cuero cabelludo (las liendres no, mueren al momento) conviene que laves su ropa de cama y toallas al menos a 60º C para acabar con los posibles piojos que pudiera haber en ellas. Los abrigos o cazadoras que haya que lavar en seco y que haya usado esos días, llévalos a la tintorería. También es conveniente hervir todos los peines, cepillos, gomas, pinzas y horquillas.

- Durante las semanas siguientes, debes observar su cabello cada 3 o 4 días por si acaso vuelve a aparecer la infestación, para atajarla cuanto antes.

¿Se puede prevenir el contagio?

Es importante que le expliques a tu hijo que no comparta peines, diademas, horquillas o gorros con sus amigos o compañeros de colegio.

Revisa periódicamente su cabeza para controlar si aparecen piojos lo antes posible, antes de que se llene de liendres.

También puedes usar periódicamente un producto antipiojos. Sirven para prevenir el contagio. Los más recomendables son los elaborados a base de aceites esenciales de árbol de té, un olor que desagrada a los piojos. 

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.