Vida
Sana

Primeros auxilios básicos

Te ofrecemos consejos para saber cómo actuar rápidamente en caso de accidente

Edad recomendada De 0 a +13 años

Atragantamientos, quemaduras, hemorragias, fracturas… los niños tienen facilidad para hacerse daño ya que no paran quietos ni un segundo y no ven el peligro de ciertas acciones, por lo que es normal que sufran accidentes.

Los niños son propensos a sufrir accidentes, por eso los padres tienen que saber cómo actuar

Todos los padres deberían hacer un curso básico de primeros auxilios ya que lo normal es que tengan que enfrentarse a lo largo de la vida de su hijo a muchos accidentes, algunos más o menos serios. Para que tengas unos conocimientos mínimos sobre el tema, te contamos cómo actuar ante estos accidentes:

1.Hemorragia

Los niños se hacen a menudo rasguños y heridas que sangran muy poco. En estos casos solo hay que lavar bien la herida con agua y jabón y dejar que se cure sola.

Pero hay veces que la herida es más profunda o está muy abierta y causa una hemorragia que no para y que hay que saber controlar.

En estos casos, presiona fuertemente la herida con un apósito limpio durante unos 10 minutos y eleva la zona afectada por encima del corazón. Coloca un vendaje compresivo sin apretar mucho y, si continúa sangrando, acude a Urgencias.

Un tipo de hemorragia muy común en los niños es la epistaxis (hemorragia nasal). En este caso, debes poner al herido sentado ligeramente hacia delante para que la sangre caiga al suelo, ya que si cae hacia el estómago se forman coágulos que producen vómitos sanguinolentos. Comprime el ala de la nariz sangrante durante 4-5 minutos. Si persiste la hemorragia, puedes hacer un tapón con una gasa humedecida. Si no para, ve al médico.

2.Esguinces y torceduras

Tras un esguince o torcedura de ligamento se debe mantener en reposo la zona al menos 72 horas. Para bajar la inflamación y reducir el dolor se puede aplicar frío (nunca directamente sobre la piel) unos 20 minutos 3 veces al día.

3.Fractura de huesos

La fractura implica que uno o más huesos se han roto. En este caso, mientras se va al médico, se recomienda inmovilizar la parte afectada entablillándola. Si la notas deformada, no debes vendar ni recolocar el hueso.

Para la inmovilización puedes usar una tabla, periódico, palo de escoba o toallas. Primero debes colocar una gasa o pañuelo limpio entre la piel y el objeto que vayas a usar de tablilla. Después, inmoviliza la parte afectada amarrando la tablilla por los extremos. No aprietes demasiado.

4.Quemaduras

Si la quemadura es leve, basta con aplicar un chorro de agua fría unos 10 minutos para calmar el dolor y cubrir con un apósito estéril para evitar que se infecte. No apliques ninguna pomada. Si aparecen ampollas, no debes pincharlas.

Si la quemadura es grave, no retires la ropa ya que podría haberse quedado pegada a la piel y arrancarías esta, ni apliques ninguna pomada o crema. Coloca un apósito limpio y acude rápido a Urgencias.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.