Emociones

Navidad: mucho más que regalos y celebraciones

Las fiestas navideñas son una inmejorable ocasión para educar en valores

Edad recomendada De 0 a +13 años

El origen de las celebraciones de Navidad se ha perdido. Lo que era una fiesta católica para conmemorar la llegada del Niño Jesús se ha convertido en una fiesta consumista en la que lo único importante parece ser comprar regalos y comer y beber mucho. Sin embargo, aunque no se sea creyente, las fiestas navideñas ofrecen la posibilidad de enseñar a nuestros hijos muchos valores positivos.

La importancia de la familia y la solidaridad

Todos los padres intentan inculcar a sus hijos una serie de valores desde que nacen: solidaridad, empatía, amistad, generosidad, tolerancia, esfuerzo y superación, trabajo, etc. Y es que los valores contribuyen al enriquecimiento personal y la felicidad. Hacen mejores a las personas y, por tanto, al mundo en el que vivimos. Asimismo, nos ayudan a encontrar el sentido de nuestras actuaciones, a tomar decisiones, a resolver nuestros problemas o a relacionarnos con los demás.

Por eso, es importante aprovechar cualquier oportunidad para transmitir esos valores a nuestros  hijos y la Navidad es una ocasión inmejorable, sobre todo para dos de esos valores: la familia y la solidaridad.

La importancia de la familia

Las celebraciones familiares son una oportunidad única de estrechar lazos y de enseñar a los niños la importancia de la familia, sin duda, el principal soporte de cualquier persona. Padres, hermanos, abuelos, tíos o primos siempre están ahí cuando lo necesitas si las relaciones son fluidas, basadas en la comunicación, el respeto y, por supuesto, el amor. Por eso, celebrar la Nochebuena o la Navidad con toda la familia supone una excelente ocasión para mejorar estas relaciones. Para ello, solo debéis seguir unos cuantos consejos:

- Juntar a toda la familia en las fiestas puede ser un poco estresante pero no debes dejar que tus hijos noten ese sentimiento. Por el contrario, debes transmitirles lo feliz que estás por volver a estar todos juntos.

- Evita las discusiones y peleas. Trata de no abordar temas polémicos que puedan dar pie a enfrentamientos, sobre todo si hay niños delante.

- Una buena idea es empezar la comida diciendo todos algo positivo de otro miembro de la familia.

- Las muestras de cariño son fundamentales. Al saludaros, debéis daros besos y abrazos con una sonrisa.

- No critiques a otros miembros de la familia delante de tus hijos ni hables de sus defectos o problemas.

Navidades solidarias

Ligado a la Navidad va el consumismo. Como contrapartida, puedes aprovechar estas fiestas para enseñar a tu hijo justo lo contrario: a ser solidario y generoso con los que más lo necesitan. Y es que la Navidad es una época muy feliz para todos aquellos que la pueden celebrar, pero tu hijo también debe aprender desde pequeño que no todo el mundo es tan afortunado y que hay muchos niños que no solo no reciben juguetes en esta época, sino que apenas tienen para vivir.

Por eso, hay muchas acciones que podéis hacer juntos en estos días para mostrar a tu hijo la importancia de ser solidario:

- Explícale que no todos los niños son tan afortunados como él y que hay mucha gente que necesita ayuda que vosotros le podéis dar.

- Seguro que hay muchos juguetes o ropa que ya no usa. Proponle hacer una selección de todo lo que ya no necesita y llevarlo a una Iglesia u ONG.

- Al escribir la Carta a los Reyes Magos o Papá Noel, podéis buscar juguetes u otros objetos de comercio justo para que el dinero vaya destinado a una buena causa.

- La solidaridad empieza por los más cercanos, enséñale a compartir todos sus juguetes con sus hermanos y amigos sin enfadarse ni protestar.

- La solidaridad y la generosidad no solo significa dar cosas, también ayudar. Por eso, podéis buscar actividades que impliquen ayudar a otros como leerle un libro a la abuela que ya no ve bien, visitar a un enfermo, etc.

- Es imposible transmitir valores que no se posean, por lo que vosotros debéis ser siempre su ejemplo.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.