Vida
Sana

¿Los niños también roncan?

Los ronquidos no son sólo cosa de adultos

Edad recomendada De 0 a 12 años

Los estudios muestran que 4 de cada 100 niños de 2 a 8 años roncan. Generalmente, estos ronquidos están debidos a problemas sin importancia como resfriados, laringitis, alergias… aunque también puede deberse a una Apnea Obstructiva del Sueño.

Ciertos problemas, como una congestión nasal, pueden hacer que los niños ronquen

¿Por qué roncan los niños?

Aunque pueda parecernos que los ronquidos son solo cosa de mayores, lo cierto es que muchos niños roncan, algunos de manera ocasional y otros habitualmente. Su ronquido es más agudo que el de los adultos, que suele ser más ronco.

En términos generales, el ronquido aparece cuando se produce obstrucción de las vías respiratorias altas producida por el aumento o la hipertrofia de los cornetes nasales. Entre los principales motivos que encontramos para este ronquido infantil están:

  • Resfriados o congestiones nasales.
  • Alergias.
  • Asma.
  • Laringitis.
  • Vegetaciones o adenoides.
  • Sinusitis crónica.
  • Obesidad.

Además de estas causas, más o menos leves, hay niños que roncan porque padecen el Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS). Este problema consiste en interrupciones frecuentes y cortas de la respiración mientras se está durmiendo. Generalmente duran unos 10-15 segundos, aunque pueden llegar a durar hasta 90 segundos.

Es un síndrome más habitual en niño de entre 2 y 8 años y puede llegar a causar efectos secundarios muy serios en el niño si no se detecta a tiempo ya que condiciona su descanso, su aprendizaje y su desarrollo.

La causa más habitual del SAOS son unas amígdalas demasiado grandes que obstruyen la faringe, dificultando el paso del aire al estar tumbado, lo que hace que se interrumpa la respiración y bajen los niveles de oxígeno en el organismo.

¿Qué debemos hacer?

En la mayoría de casos los ronquidos están asociados a enfermedades puntuales y desaparecen al curarse esta.

Cuando están causados por la obesidad, se debe bajar el peso del niño no solo por los ronquidos, sino porque el sobrepeso es muy perjudicial para la salud de un niño.

En cuanto a las vegetaciones, solo se operan para extirparlas cuando interfieren en la vida del niño y complican su descanso.

El SAOS es importante diagnosticarlo y tratarlo cuanto antes ya que puede causar problemas de crecimiento y aprendizaje. El tratamiento más habitual en este caso es la cirugía para extirpar las amígdalas. 

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.