Aprendizaje

Inteligencias múltiples y cómo influyen en lo que tus hijos serán de mayores

Conocer qué tipo de inteligencia tienen tus hijos ayudará a su futuro

Edad recomendada De 0 a +13 años

Howard Gardner propuso en los años 80 la Teoría de las Inteligencias Múltiples, diferenciando 8 tipos de inteligencia diferentes, que hoy utilizan por muchos educadores para ayudar a desarrollar las habilidades y capacidades de cada niño o niña.

La Teoría de Gardner habla de 8 inteligencias diferentes

En 1983, el profesor de Harvard Howard Gardner propuso una nueva concepción de la inteligencia aplicada especialmente al mundo de la educación. En lugar de verla como un todo único, Gardner hizo una clasificación de ocho tipos de inteligencia: lingüística, lógico-matemática, espacial (o visual), musical, corporal, intrapersonal, interpersonal y naturalista, interrelacionadas unas con otras.

Para él, todos somos más inteligentes en alguno de estos campos y menos en otros. Con su modelo, la inteligencia se entiende de una manera más abierta e incluso más justa porque ya no se habla de personas inteligentes o no, sino de destacar en uno u otro campo, dando por hecho que todas las personas (sin problemas) son inteligentes. Solo hay que encontrar en cuál para potenciar sus habilidades y así proporcionarle un futuro mejor y más exitoso.

Además, Gardner piensa que las inteligencias no son algo que se pueda ver o contar: son potenciales y se activan o no en función de los valores de una cultura determinada, de las oportunidades disponibles y de las decisiones tomadas por cada persona y/o su familia.

Tipo de inteligencia

Estos son los 8 tipos de inteligencia que definió Gardner:

1- Inteligencia lingüística o verbal. Implica la capacidad de comprender el orden y significado de las palabras ya sea al hablar, escuchar, leer o escribir. Las habilidades relacionadas con esta inteligencia son memoria, buena dicción y saber hablar y escribir. Para potenciar esta inteligencia se puede recurrir a debates, lectura oral, idiomas, redacción de historias, trabalenguas, presentaciones, lecturas, etc.

En cuanto a los perfiles profesionales más adecuados para este tipo de inteligencia, encontramos la política, oradores, poetas o escritores.

2- Inteligencia lógico-matemática. Se caracteriza por la rapidez a la hora de resolver problemas abstractos y lógicos, realizar cálculos, capacidad para percibir la geometría, sensibilidad y capacidad para discernir patrones numéricos o lógicos y para manipular largas cadenas de raciocinio. Para desarrollar esta inteligencia se puede recurrir a problemas abstractos, cálculos mentales, juegos con números, etc.

Los perfiles profesionales para este tipo de inteligencia son economistas, ingenieros, científicos, matemáticos o contables.

3- Inteligencia espacial o visual. Habilidad para representar gráficamente ideas, sensibilidad para el color, la perspectiva, las formas. Se emplea este tipo de inteligencia en la resolución de problemas espaciales, el ajedrez o las artes visuales. Una buena forma de potenciar esta inteligencia es mediante actividades artísticas, mapas mentales, metáforas, vídeos, gráficos, juegos de construcción, etc.

Los perfiles profesionales más adecuados en este caso son los artísticos: fotógrafos, pintores, arquitectos, diseñadores, publicistas, etc.

4- Inteligencia musical. Implica la capacidad innata de interactuar con instrumentos, aprender sus sonidos, percibir y expresar el ritmo, cantar y analizar el sonido en general. La mejor manera de potenciar esta inteligencia es mediante el uso de la música, ya sea mediante instrumentos, canto, baile, etc.

Los perfiles profesionales relacionados son: músicos, compositores, críticos musicales, etc.

5- Inteligencia corporal-cinestésica. Utilizar el cuerpo para expresar emociones, competir o crear. Son personas con la capacidad de realizar actividades que requieren fuerza, rapidez, flexibilidad, coordinación… La forma de trabajar esta inteligencia es mediante el teatro, la danza, los deportes, etc.

Los perfiles profesionales relacionados son: escultores, cirujanos, actores, modelos, bailarines, deportistas, etc.

6- Inteligencia intrapersonal. Es el conocimiento interno de una persona: la vida emocional, la capacidad de efectuar discriminaciones entre emociones, orientar la propia conducta… Es la forma de inteligencia más privada de todas, permite comprender y trabajar con uno mismo. Estas personas tienen la capacidad de plantearse metas, evaluar habilidades y desventajas, controlar el pensamiento propio, meditar, tener mucha disciplina personal o dar lo mejor de sí mismo. Para desarrollar esta inteligencia se puede recurrir a actividades de autoestima, redacción de diarios, reflexión, meditación, etc.

El perfil profesional en estos casos dependerá de otros intereses de esa persona.

7- Inteligencia interpersonal. A diferencia de la anterior, esta implica saber trabajar con los demás. Implica la capacidad social y comunicativa. Trabajar en grupo, distinguir las emociones ajenas, saber comunicarse, ayudar a los demás a superar sus problemas. Para desarrollar esta inteligencia son útiles los juegos de mesa, materiales para el teatro, etc.

Perfiles profesionales: administradores, profesores, psicólogos, terapeutas y abogados.

8- Inteligencia naturalista. Se centra en la relación con el entorno: sensibilidad hacia los animales y las plantas, percibir las relaciones que existen entre varias especies o grupos de objetos y personas, observar, identificar y clasificar a los miembros de un grupo o especie, etc. La simple observación de la naturaleza ayuda a desarrollar esta inteligencia.

Perfiles profesionales: ambientólogos, biólogos, zoólogos, botánicos, paleontólogos, forestales, agrónomos y veterinarios.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.