Aprendizaje

¿Hay que estudiar en vacaciones?

En general, no es necesario, basta con leer, escribir, dibujar…

Edad recomendada De 8 a +13 años

Los periodos de vacaciones son para descansar y disfrutar, sin embargo, es conveniente que los niños, aunque hayan tenido buenas notas, realicen alguna tarea en estos meses para no olvidarse totalmente de los estudios, como leer, dibujar o hacer cuadernillos de repaso.

Reforzar lo aprendido durante el curso mejora el rendimiento escolar

Los niños tienen unos tres meses de vacaciones al año, tiempo más que de sobra para descansar, jugar, viajar y repasar lo aprendido durante el curso para volver al colegio en plena forma. Reforzar lo aprendido el curso anterior le será de gran ayuda de cara a empezar un nuevo curso, sobre todo si este ha ido un poco flojo.

No obstante, es cierto que las actividades a realizar en estos periodos y las horas que haya que dedicarle dependen del niño. Si ha sacado buenas notas, será suficiente con un pequeño rato de lectura o de escritura cada día; si ha sacado malas notas, habrá que dedicar más tiempo al estudio.

¿Por qué es conveniente repasar en vacaciones?

  • Ayuda a fijar en la memoria los contenidos aprendidos y así, al volver, se puede avanzar en las materias sin tener que repasar.
  • Es necesario, sobre todo, reforzar las áreas de lectura, escritura y cálculo para mantener un buen nivel académico.
  • Es una forma de combatir el aburrimiento ya que el día tiene muchas horas cuando no hay colegio.
  • Hay estudios que muestran que los niños que no leen en vacaciones sacan peores notas que los que sí lo hacen.

Consejos para que los deberes sean divertidos

No hay que olvidar que el niño está de vacaciones, la época en la que debe recargar pilas y disfrutar para volver con más ganas al colegio. Por lo tanto, a no ser que hablemos de chicos mayores que han repetido o han sacado muy malas notas y tienen que recuperar, el estudio durante las vacaciones debe ser algo divertido y entretenido.

  • Los primeros 15 días deben ser para desconectar totalmente. En estos días, no hace falta que haga nada.
  • Busca un horario adecuado para que el repaso no interrumpa sus actividades de ocio. Una buena idea es a primera hora de la mañana o después de comer. Por supuesto, si algún día hay un plan especial, puede saltarse el rato de repaso, no hay que ser estrictos.
  • Busca materiales de estudio entretenidos e innovadores, como los cuadernillos de repaso que tienen juegos e historias o aplicaciones y juegos de ordenador o móvil.
  • No es momento de explicaciones largas y aburridas, sino de contenidos divertidos y sencillos que ayuden a repasar lo aprendido.
  • Simplemente leer un libro sirve de refuerzo. Busca historias que le gusten y con las que se quiera pasar horas leyendo.
  • Otra opción entretenida es escribir sus propios cuentos e ilustrarlos y, una vez terminados, leérselos a la familia.
  • No hay que dedicarle más de 30 minutos al día, y siempre descansar sábados, domingos y aquellos días que haya actividades especiales.
  • Las actividades culturales también cuentan, como ir a un museo o realizar talleres, por ejemplo.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.