Aprendizaje

Harry Potter vs. El Quijote: Cómo fomentar la pasión por la lectura

Hay que buscar el mejor momento para leer los grandes clásicos

Edad recomendada De 4 a +13 años

La pasión por la lectura es algo que muchos docentes tratan de inculcar en los niños, pero la realidad es que pocos lo consiguen. ¿Cuál es el mejor momento para leer a los clásicos?

Fomentar el interés por la lectura es lo más importante

Seguro que a ti también te ha pasado. Sólo tienes que hacer un poco de memoria. Ibas al colegio y te mandaban leer libros que te parecían aburridísimos y terminabas por dejar. O bien, te hacían leer libros para los que no estabas preparado y acababas por aborrecerlos, aunque con la edad has llegado a comprenderlos y hasta a amarlos.

En mi caso personal, me ocurrió con El Principito, una obra que de pequeño no fue para mí más que un cuento sin mucho sentido, pero que, leído y comentado en la universidad, me pareció mucho más profundo e interesante de lo que había creído años atrás.

No es de extrañar. Los libros siempre se asocian a un momento determinado de la vida del lector, un estado de ánimo o unas preocupaciones y aficiones concretas. Es por eso que cada libro tiene su momento y para apreciarlo realmente se necesita estar en ese momento y no en otro.

¿Cuándo se debe leer cada libro?

Por supuesto, también entra en juego la preparación, el vocabulario y la madurez intelectual y cultural de cada lector. En el caso de los niños, la figura del docente juega un papel muy importante para detectar cuándo estarán preparados para leer un libro de un mayor calado intelectual, sin que esto suponga que se frustren y pierdan el interés por la lectura.

En el caso de España, los niños de mi edad teníamos que leer el Arcipreste de Hita, a Federico García Lorca y Rafael Alberti, el Cantar del Mio Cid (escrito en castellano antiguo) o, por supuesto, El Quijote. Estos autores o libros son complejos para determinadas edades, cuando lo que le apetece al niño es leer otro tipo de literatura: más ligera, más llamativa y más en sintonía con lo que viven los niños de esa edad.

Es por eso que lo más recomendable sería reivindicar la figura de Harry Potter, la primera serie de libros que leí porque me apetecía, y que de verdad me atrajeron como para devorarlos. ¿No sería más interesante dejar a los niños que lean algo que les apetezca y que aprendan que esa es una actividad muy divertida, en lugar de imponerles otros libros que sólo los aburrirán?

La importancia de un buen mediador de lectura

En gran parte de Latinoamérica existe la figura del mediador de lectura, una suerte de coach para aprender a leer y también para cogerle el gusto. La opinión de estos expertos en la materia es similar a la mía.

Todo lo que tenga que ver con el juego o con actividades que inviten a los niños y niñas a leer son bienvenidas. Así lo cree Fernando Vásquez, escritor, investigador y docente universitario especializado en didáctica de lectura y escritura.

Vásquez apuesta por darle importancia a contextualizar lo que se va a leer. Además, opina que es importante elegir un texto adecuado y que el docente deber ofrecer un marco multidisciplinar desde el que abordar el texto, así como promover las herramientas digitales a su disposición para que los niños demuestren que han entendido la lectura.

Puedes ver una interesantísima charla hablando sobre este tema en este vídeo:

 

EXPERTO:

Juan Antonio Marín

Periodista

Experto en comunicación