Aprendizaje

Guía práctica para una mudanza exitosa con niños

10 claves para que el traslado no afecte a tu hijo

Edad recomendada De 0 a +13 años

Tanto si os mudáis de barrio dentro de la misma ciudad, como si la mudanza es a otra ciudad o incluso a otro país, este cambio puede afectar a vuestro hijo ya que supondrá un nuevo colegio, amigos y entorno. Os damos las claves para que vuestra mudanza sea exitosa.

Hay que explicar claramente por qué os mudáis para que lo entienda

La mudanza afectará más o menos a vuestro hijo según su edad. Los menores de 2 años apenas notarán el cambio, pero para los niños y niñas en edad escolar es mucho más complicado ya que implica empezar en un colegio nuevo y es más problemático aún si hablamos de adolescentes.

Para que la mudanza resulte lo menos traumática posible a tu hijo, sigue estos 10 consejos:

  1. Háblale de vuestras intenciones desde el momento en el que lo estéis planteando en serio para que no se entere por otros y se sienta desplazado de la familia y engañado.
  2. Explícale claramente vuestros motivos para esa decisión. Las mudanzas no son plato de gusto para nadie, tiene que entender que no es una decisión arbitraria.
  3. No os mostréis nerviosos ni asustados por el cambio, debéis transmitir calma y positividad.
  4. Cuéntale cosas buenas sobre el nuevo barrio, ciudad o país. Infórmate sobre todas las actividades o parques que hay allí y de las cosas que podréis hacer.
  5. Si es posible, acudid antes a visitar la casa y el nuevo colegio para que pueda ir haciéndose a la idea.
  6. Deja que te ayude a guardar sus cosas para que se sienta implicado en la mudanza y vea que ninguna de sus posesiones se perderá.
  7. Leed cuentos o ved películas sobre mudanzas que tengan un final feliz.
  8. Dale tiempo para que pueda hacerse a la idea y despedirse de sus amigos y compañeros. No debe hacerse de un día para otro.
  9. Cuando estéis instalados en la nueva casa, déjale decorar a su gusto su habitación.
  10. Pregúntale cómo se siente una vez hayáis hecho la mudanza y, si se siente mal por algo, intenta resolver su problema.

Siguiendo estos consejos conseguiremos que nuestros hijos vean de otro modo el hecho de cambiarse de entorno y haremos más fácil la transición hacia un nuevo entorno.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.