Aprendizaje

Exámenes de recuperación

Algunos centros los hacen antes de las vacaciones para que los alumnos luego esté liberados

Edad recomendada De 4 a +13 años

En Europa el curso escolar va de septiembre a junio. Algunos países de América Central y del Sur tienen un calendario similar (como México, los centros privados de Colombia, Venezuela...) y otros totalmente distinto, empezando en enero o marzo. Pero... ¿Cuándo es mejor recuperar las asignaturas suspensas, antes o después del verano?

Dependiendo de donde vivas, se realizan antes o después del verano

Empiece cuando empiece el curso escolar, en la mayoría de los países, una vez ha acabado el curso, los alumnos tienen un par de semanas para recuperar aquellas asignaturas que han suspendido y, si las aprueban, podrán, pasar de curso y, si no, repetirán. Además de esta primera recuperación, suele existir una segunda que en muchos estados se hace después de las vacaciones que marcan el curso escolar. Por ejemplo, en Argentina se hacen en las dos últimas semanas de febrero, mientras que en España, hasta ahora, se hacían en septiembre.

Sin embargo, en muchos otros países, y ahora también en España, los segundos exámenes de recuperación se hacen a continuación de los primeros, supuestamente para que los chicos no tengan que estudiar en las vacaciones y puedan descansar realmente. El problema es que esto les deja muy poco tiempo para estudiar entre una recuperación y otra, apenas dos semanas. ¿Qué método es mejor?

Para algunos expertos, la opción de tener ambas recuperaciones más juntas es mejor ya que los contenidos están más frescos y, además, aprueben o no, podrán luego disfrutar de sus vacaciones. Sin embargo, para otros tener las recuperaciones tan seguidas no da oportunidad a los que lo llevan realmente mal de estudiar y mejorar, por lo que para ellos esta segunda recuperación no sirve de nada.

Lo que sí es cierto es que esto depende, como todo en los estudios, del interés y el esfuerzo del estudiante, así como de lo que haya hecho durante el curso y las asignaturas que tiene que recuperar. Si son pocas, es esfuerza y pone interés, ambas opciones le pueden ir bien. Si le han quedado muchas y no tiene interés en aprobar ni estudia, ambas le irán igual de mal.

En definitiva, ambas opciones tienen sus pros y sus contras. Tenga la que tenga tu hijo en su centro escolar, lo que tienes que conseguir es motivarle y animarle para que se esfuerce y aproveche esta segunda oportunidad que le dan, sea cuando sea.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.