Emociones

Claves para el manejo de la motivación, la empatía, el estrés, la autoconfianza, la comunicación

De 8 a +13 años

Lamentablemente, para encajar en un grupo hay que ser como todos los demás: interesarse por los mismos hobbies, tener los mismos gustos musicales, realizar las mismas actividades de ocio… Aquellos que son diferentes y destacan, suelen tener más problemas para hacer amigos y sentirse integrados en clase, lo que puede hacer que acaben convirtiéndose en los “raritos”, objeto de burlas y mofas.

De 4 a +13 años

La creatividad es una capacidad innata del ser humano, y la infancia el momento más fértil para cultivarla. Para que nuestros hijos sean creativos hay que dejarles jugar sin pautas. El descubrimiento de su pensamiento abstracto o su capacidad para resolver conflictos tienen mucho que ver con el desarrollo de su talento creativo.

De 8 a +13 años

Es fundamental que entendamos las causas del estrés adolescente -de forma que podamos explicárselas a nuestros hijos para que aprendan a conocerse y a gestionar sus emociones-, si no queremos que se convierta en un serio problema. Deporte, vida saludable, ambiente familiar de confianza y algunas técnicas de relajación les ayudarán a vivir sin estrés.

De 4 a +13 años

Qué nuestros hijos sean niños, adolescentes o jóvenes felices depende de su carga genética y de un gran número de factores externos. Pero su felicidad también es parte de nuestra responsabilidad y de cómo les formemos. Aquí te apuntamos algunos consejos para facilitar que tus hijos crezcan felices y que ese estado de bienestar les acompañe en su vida adulta.

De 4 a +13 años

Aunque un divorcio genera una difícil situación en la familia, a veces es la mejor solución cuando la convivencia es conflictiva y los hijos están expuestos a agresiones verbales o físicas. Ante un inminente divorcio, la pareja ha de desligar a sus hijos de cualquier responsabilidad o culpa, permitirles expresarse y transmitirles seguridad y confianza.

De 8 a +13 años

La adolescencia es una etapa complicada en la educación pues es el momento en que nuestro hijo, desde una idea mucho más amplia de libertad, empieza a forjar su identidad y personalidad, su propio código ético y su escala de valores. Vívela con naturalidad y alegría, y demuéstrale que le sigues queriendo, aunque a menudo te ponga de los nervios.

De 4 a +13 años

Los momentos vacacionales son muy importantes, ya se trate de adultos o niños, pues en ellos se rompe con las rutinas diarias, y con la exigencia que marcan los tiempos y horarios, y se disfruta de hobbies y actividades que nos hacen sentir bien. Pero al acabar las vacaciones podemos sufrir lo que se conoce como Síndrome Postvacacional. Y esto no solo en el caso de los adultos.

De 4 a +13 años

El abuso sexual infantil es un tema tan duro que a los padres les resulta difícil abordarlo delante de sus hijos, sobre todo si son muy pequeños. Pero es necesario educar a los niños en este sentido para evitar que sean víctimas del maltrato. Una forma de hacerlo es a través de cuentos como estos que os proponemos.

De 4 a +13 años

El fútbol puede enseñar a nuestros hijos valores importantes como el esfuerzo, la perseverancia, la lealtad, el espíritu de equipo, el trabajo colaborativo o la importancia del grupo. Pero, a diferencia de otros deportes, también puede generar, muchas veces sin darnos cuenta, una parte negativa que afecta a la conducta y las emociones.

2019
+13 años

Cada vez que nos planteamos nuevos propósitos, y más si estos son difíciles y requieren esfuerzo y trabajo, estamos generando nuevas expectativas sobre lo que valemos, en función de que seamos capaces de conseguirlos o no. Por eso, para este año, os proponemos algo diferente.

cena
De 0 a +13 años

Estas son fechas sensibles que no resultan indiferentes a nadie. Diciembre suele ser un mes donde las emociones están a flor de piel. Pero el agotamiento que arrastramos a lo largo del año, las presiones sociales por sentirse bien y las metas inconclusas pueden convertir las fiestas navideñas en una pesadilla.

De 0 a +13 años

La autoestima es una suma de factores externos e internos que tienen que ver con la percepción que se tiene de uno mismo. Por eso es importante que el niño pueda saber cuándo ha actuado bien o mal sin necesidadad de halagos o reprimendas externas.