Vida
Sana

¿Duermen peor los niños con altas capacidades?

Muchos niños con altas capacidades tienen problemas para conciliar el sueño

Edad recomendada De 0 a 12 años

Aunque no siempre es así, la mayoría de niños con altas capacidades tienen problemas para conciliar el sueño y duermen pocas horas debido, sobre todo, a que su cerebro nunca descansa y le cuesta desconectar.

Rutinas, ejercicios de relajación… pueden ayudar a los niños a dormir

¿Por qué duermen peor?

Los padres de muchos niños con altas capacidades coinciden en lo mismo: sus hijos tardan mucho en dormirse cuando se van a la cama y suelen dormir pocas horas. Entre las causas principales de estos trastornos del sueño en niños con estas características podemos encontrar:

  • Necesitan dormir menos horas que otros niños. No todos los niños duermen igual. Hay muchos niños que, sin tener altas capacidades, también duermen poco.
  • Les cuesta relajarse y desconectar. El cerebro de estos niños funciona a mil por hora y siempre está pensando en algo. Por eso, les puede costar parar, relajarse y dejar de pensar para dormir. Puede que necesiten más tiempo que los demás para procesar los eventos del día y dar descanso a su mente.
  • Piensan que dormir les resta tiempo para hacer cosas importantes. No entienden que descansar es fundamental (al fin y al cabo, son niños) y piensan que, mientras duermen, pueden perderse un acontecimiento importante o perder tiempo en dormir que podrían emplear en leer, por ejemplo. Esto puede causarles ansiedad y estrés, lo que aumenta los niveles de adrenalina y dificulta el sueño.

¿Qué podemos hacer los padres?

  1. Fija unas rutinas diarias que le ayuden a ir relajando la mente para prepararse para el sueño. Por ejemplo, un baño, cenar, leer un cuento y beber un vaso de leche. Evita actividades que le alteren como películas o dibujos de acción, videojuegos, etc.
  2. Si tu hijo es pequeño, puedes decirle que su mente tiene una especie de “botón” detrás de la cabeza que ayuda a dormirse y hacer como que lo pulsas al irse a la cama. Así puedes ayudar a su cerebro a saber que es hora de dormir.
  3. Si necesita mucho rato en la cama para hablar, leer libros o pensar en lo que ha hecho por el día, prueba a acostarle antes.
  4. Los masajes en la espalda relajan y ayudan a conciliar el sueño.
  5. Otras técnicas para ayudarle a relajarse son ejercicios de respiración y relajación o aromaterapia. Lo importante es que no se ponga nervioso pensando que se tiene que dormir y no lo consigue. Su mente tiene que relajarse para que le vaya entrando sueño.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.