Vida
Sana

Consumo excesivo de azúcar en niños, diabetes de mayores

El azúcar, consumido en exceso durante la infancia, aumenta considerablemente las probabilidades de padecer diabetes tipo 2 de adulto

Edad recomendada De 0 a +13 años

El azúcar es muy perjudicial para la salud, sobre todo en niños en periodo de crecimiento y desarrollo. Un consumo excesivo de este alimento en la infancia puede predestinarlos a sufrir diabetes tipo 2 en el futuro.

Muchos niños consumen 4 veces más azúcar de la dosis diaria recomendada

Según un reciente estudio elaborado por el Departamento de Salud Pública de Inglaterra (PHE), los niños británicos de entre 4 y 10 años consumen, solo en el desayuno, más de la mitad de la cantidad diaria recomendada de azúcar, por lo que al final del día la han superado con creces.

Según la Organización Mundial de la Salud, la ingesta diaria de azúcar en los niños de 1 a 3 años debe ser como máximo de unos 17 gramos al día, cantidad que sube hasta 30 gramos en niños mayores.

Sin embargo, estudios como el de antes o como el estudio “Dietary sources of sugars in adolescents’ diet: the HELENA study” (“Fuentes dietéticas de azúcares en la alimentación de los adolescentes: el estudio HELENA”), realizado entre adolescentes europeos, muestran que todos los niños superan con creces esas cantidades alcanzando, de media, los 110 gramos diarios.

Este consumo excesivo es muy perjudicial para la salud de los niños a medio y largo plazo. Entre los principales perjuicios que encontramos para la salud tenemos:

  • Desarrollar diabetes tipo 2 de adulto.
  • Obesidad y sobrepeso.
  • Cambios en el comportamiento provocados por un efecto negativo del azúcar sobre el cerebro.
  • Riesgo cardiovascular si el consumo de azúcar va unido al sedentarismo y el sobrepeso.
  • Problemas en los dientes como caries.
  • Pérdida de calcio y vitaminas del grupo B.
  • En los niños pequeños, se ha demostrado que un consumo excesivo de azúcar provoca nerviosismo, problemas de sueño, falta de apetito y déficit de atención.

¿Qué debemos hacer?

Por supuesto, hay que limitar el consumo de azúcar en nuestros hijos, pero no pienses solo en el azúcar que echas en la leche, el azúcar está presente en todos los alimentos procesados, bollería, etc., por lo que hay que cambiar la alimentación de nuestros hijos siguiendo estos consejos:

  • Lee atentamente las etiquetas de todos los productos que compras en el supermercado para buscar aquellos bajos en azúcares.
  • Cocina y consume alimentos frescos, principalmente frutas, verduras y legumbres.
  • Para desayunar y merendar nada mejor que fruta, lácteos, cereales integrales, etc.
  • Olvida también los zumos envasados

En resumen: reduce al máximo los alimentos procesados para evitar que tus hijos ingieran demasiado azúcar.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.