Aprendizaje

Consejos para una fiesta de Halloween… ¡de muerte!

Triunfa en una de los días preferidos de los niños

Edad recomendada De 0 a 12 años

halloween

Halloween es una fiesta de origen norteamericano que cada vez está más de moda tanto en España como en Sudamérica. Y es que, ¿a qué niño no le gusta disfrazarse de monstruo o vampiro y pedir caramelos en las casas?

Disfraces, decoración, comida… ideas para una fiesta "monstruosa"

Si estás pensando en preparar una fiesta de Halloween este año para tus hijos, echa un ojo a estas fantásticas ideas:

1- Invitaciones. Si vais a invitar a amigos o familiares, no os olvidéis de hacer una invitación especial y “terrorífica”. Podéis recortar cartulinas de diferentes colores con forma de fantasma, calabaza, murciélago…

2- Decoración. Toda la casa o la sala en la que celebréis la fiesta debe dar mucho miedo. Para ello, nada más fácil que estas ideas:

  • Decora la sala con globos de colores de Halloween (negros, naranjas y morados) o con globos blancos fantasmales. Para hacer estos últimos, infla globos blancos y átalos una tela al nudo. Con un rotulador negro, pinta unos ojos.  
  • Compra manteles, platos y vasos con motivos de Halloween.
  • Cubre los sillones y los muebles con sábanas. Así tendrán un aspecto fantasmal y no se  mancharán.
  • Compra calabazas de plástico o reales y decóralas como en las películas.
  • Cuelga trozos de tela o cintas decorativas naranjas y negras del techo. También puedes recortar siluetas de fantasmas, brujas o murciélagos y colgarlas por todo el lugar.
  • Para una iluminación especial, coloca bombillas de luz negra o roja en lugar de las normales.
  • Adorna las ventanas de la sala con adhesivos de vinilo en forma de ojos.
  • Cuelga una escoba del techo ¡como si estuviera volando sola!

3- Menú. Hay muchas ideas divertidas y sencillas para preparar platos y comidas que den mucho miedo:

  • Zumo de sangre. Para los “vampiros”, haz un zumo de frutos rojos y sírvelo en un cuenco grande, como un ponche. Para darle un toque más especia, llena un guante de pvc de agua, mételo en el congelador y coloca el hielo-mano en el cuenco.
  • Tarta de telaraña. Haz un bizcocho normal de yogur o limón con forma circular y cúbrelo con cobertura blanca. Después, derrite chocolate negro y déjalo caer en forma de espiral sobre el bizcocho. Con un palillo, dibuja las líneas como si fueran telarañas.
  • Fantasmas de caramelo. Extiende una servilleta y pon una gota de pegamento en el centro. Coloca un chupa chups en el medio pegando la parte de arriba del papel del chupa chups a la servilleta. Cubre con la servilleta. Esa será la cabeza del fantasma. Ata un cordel por encima de la servilleta. Ahora píntale los ojos y la boca y ya tienes unos fantasmitas muy dulces.

4- Disfraz. Podéis hacer un disfraz casero, hay muchas opciones diferentes para Halloween: bruja, calabaza, fantasma, vampiro… Con un poco de imaginación, algunos materiales y pintura de cara, ¡seguro que triunfáis!

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.