Emociones

¿Cómo decirle que es adoptado?

¿Cuándo es el mejor momento para evitar conflictos?

Edad recomendada De 8 a +13 años

adopcion

Muchas parejas recurren a la adopción para poder formar su sueño de tener una familia. Cuando se adopta un niño mayor, no hace falta decirle nada ya que él o ella saben perfectamente que sus padres biológicos son otros, sin embargo, cuando se le adopta desde bebé, los padres se plantean desde el primer momento cómo y cuándo decirle que es adoptado ya que es una noticia que puede marcar su vida.

La mayoría de los expertos afirma que es mejor que el niño sepa que es adoptado antes de llegar a la preadolescencia

¿Cuándo decirlo?

 

Aunque los expertos no se ponen de acuerdo en la edad concreta, todos afirman que es mejor que los niños lo sepan antes de llegar a la pubertad ya que esta es una etapa muy complicada y enterarse en ese momento de que es adoptado puede aumentar los problemas con el niño.

 

Por lo demás, algunos afirman que el bebé debe familiarizarse con la palabra adoptado desde la cuna, mientras que otros aseguran que eso puede ser peor ya que el niño no puede entender ese concepto de bebé, por lo que es mejor esperar a los 5 ó 6 años.

 

No obstante, dependerá también de la madurez y evolución del niño y de cuándo empiece a hacer preguntas ya que en lo que todos se ponen de acuerdo es en que nunca hay que mentirle, por lo que si te pregunta cómo nació o qué hacía mientras estuvo en tu tripita, no debes mentirle y debes decirle cómo él ha llegado a esa familia.

 

¿Cómo decirle que es adoptado?

 

Debes introducir la información poco a poco, con explicaciones acorde con su edad. De esta manera, irá absorbiendo la información gradualmente y entendiendo poco a poco conceptos más complejos. Es importante que se entere por sus padres adoptivos, nunca por terceras personas, por eso muchos expertos afirman que hay que contarlo desde pequeños para que algún familiar o amigo no meta la pata. Si el niño se entera por terceras personas, puede sentir desconfianza y enfado, pensando que queríais ocultarlo. Por eso tampoco debéis mentirle si hace preguntas sobre su nacimiento o su origen; hay que decirle la verdad tenga la edad que tenga, aunque siempre adaptando las explicaciones y el lenguaje a su edad, así como a las preguntas que hace.

 

Además, no hace falta que reiteres que es adoptado, es tu hijo, igual que uno biológico, solo debéis hacer mención a este hecho cuando pregunte cómo nació. La forma en la que un niño llega a la familia no es tan importante como la familia que formáis todos juntos. Puedes decirle algo como esto: “Naciste como todos los niños, una mamá te llevó dentro y te tuvo, pero no podía cuidarte y nosotros tuvimos la suerte de ser la familia afortunada con la que viniste a vivir”.

 

Intenta contestar a sus preguntas con sinceridad y de forma simple ya que, muchas veces, los padres damos excesiva información o contestamos de manera enrevesada, sin entender bien qué buscan con sus preguntas.

 

Conforme vaya creciendo debéis reforzar la idea de que deseabais muchísimo tener un hijo y él llegó a vuestra vida para cumplir ese sueño. Podéis hablarle de lo que sentisteis la primera vez que le visteis o de lo que hicisteis para celebrar su llegada.

 

Por último, es importante que nunca le habléis mal de su familia biológica ni le digáis cosas como “Tu madre no te quería y por eso te abandonó” o “Tus padres eran malos y por eso no les dejaron cuidarte”. Nunca debes hablarle mal de sus padres biológicos ni hablar de ellos como sus verdaderos padres ya que vosotros sois sus padres y le queréis con todo el alma y eso es lo que más debe importarle.

EXPERTO:

Compartir en Familia

Redacción

Compartir en Familia es una web divulgativa dirigida en exclusiva a los padres y madres de Santillana Compartir, un proyecto que apunta a la excelencia educativa a través de la integración de contenidos, tecnología y servicios dirigidos a toda la comunidad escolar. Nuestra propuesta educativa, que ya está presente en 13 países de Latinoamérica, se fundamenta en la construcción de un ecosistema educativo que permita mejorar las competencias y habilidades necesarias para los alumnos y alumnas de hoy en día.