Emociones

¿Cómo saber si mi hijo es feliz?

Descubre las claves de la felicidad infantil

Edad recomendada De 0 a +13 años

Los padres y las madres buscan la felicidad de sus hijos y hay mucho que pueden hacer para lograr que la alcancen, aunque el primer paso es saber si son felices o no.

La felicidad de nuestros hijos depende de nosotros

¿Sabías que un 10% de la felicidad depende de las circunstancias externas, otro 50% depende de nuestra predisposición genética a ser felices y el 40% restante de nosotros mismos? Esto significa que tenemos mucho que hacer para ser felices.

Así lo refleja la psicóloga infantil Silvia Álava, quien nos habla en su libro Queremos hijos felices de las claves para reconocer si un niño es feliz o no:

  • Es sociable, le gusta jugar con otros niños y tiene muchos amigos.
  • Es muy alegre y positivo y transmite alegría.
  • Es agradecido.
  • Le gusta estar con su familia y compartir con ellos diversas actividades.
  • Come bien y disfruta con la comida.
  • Es sensible a sus emociones y las de los demás.
  • Tiene confianza en sí mismo.
  • Tiene autonomía.
  • Posee ciertas habilidades y talentos, es consciente de ello y le gusta explotarlos.
  • No reniega de sus responsabilidades.
  • Cumple con sus obligaciones.

Si tu hijo presenta estas características, es feliz en términos generales (lo cual no significa que no pueda tener un día malo o una época en la que se sienta triste por algo concreto).

Si no es así y quieres que sea feliz, hay mucho que los padres y madres podemos hacer para aumentar su felicidad, como enseñarle a ser positivo y ver el lado buenos de las cosas; no etiquetarle para dejarle que se desarrolle en libertad; no dramatizar las pequeñas desgracias del día a día; ayudarle a conseguir sus logros personales y alcanzar sus metas; desarrollar su independencia y autonomía; o fomentar su inteligencia emocional.

Hay que tener en cuenta que nuestra capacidad para ser felices se puede incrementar. Nuestro bienestar depende más de nosotros mismos y de nuestros actos que de las circunstancias externas, lo que significa que podemos trabajar con nuestros hijos desde pequeños para que aprendan a ser más felices.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.