Aprendizaje

¿Cómo hacer que tu hijo se vuelva loco por ir al colegio?

Es importante que tu hijo valore las oportunidades que una buena educación le brindarán en el futuro.

Edad recomendada De 0 a 12 años


La escolarización obligatoria supone muchos años en la vida de un niño, años fundamentales en su futuro y su educación ya que todo lo que aprenda y los logros que consiga marcarán su futuro laboral. Por eso, es importante no solo que tu hijo asista a clase y vaya pasando de curso, sino que disfrute y valore las oportunidades que una buena educación le brindará en el futuro.

Asistir al colegio permite labrarse un buen futuro

El colegio es el lugar en el que los niños pasan la mayor parte de su tiempo. Día a día, realizan un importante aprendizaje académico, pero también personal y social. La escuela les ofrece un entorno seguro en el que explorar las relaciones sociales, su propia personalidad y es donde empiezan a adquirir las cualidades y aptitudes que irán desarrollando a lo largo de su vida.

Aunque en algunas ocasiones, los niños pueden mostrar resistencia a la hora de ir a clase, lo cierto es que la mayoría se divierte en el colegio. Es el espacio en el que están sus amigos y en el que descubren cosas nuevas cada día. Puede que prefieran quedarse en casa con sus padres o jugando en el parque, pero es innegable que la escuela es una parte importante en la vida de los pequeños y es nuestra obligación como padres motivarles para que acudan contentos.

10 consejos para que tu hijo acuda feliz al colegio

  1. Explícale las ventajas y beneficios que tiene el aprendizaje, tanto para su formación y desarrollo, como para su futuro.
  2. Haz con él/ella una lista de lo que le gusta y lo que no del colegio. Una vez hecha, intentad buscar juntos algún aspecto positivo de lo negativo.
  3. Háblale de divertidas aventuras o experiencias bonitas que viviste en la escuela cuando tenías su edad.
  4. Intenta no mostrarte negativo/a con tu propia actividad laboral, recibirá así una influencia positiva sobre la actitud con la que acudir a los lugares de trabajo y estudio.
  5. Pregúntale a menudo qué cosas nuevas ha aprendido y qué es lo que más le gusta. Incentivarás así una comunicación en positivo de la escuela.
  6. Trata de llevar un seguimiento para que si tiene algún problema en clase -con alguna asignatura, profesor o compañero- pueda ser solucionado lo antes posible.
  7. Enséñale a acudir con una mentalidad abierta para intentar disfrutar y esforzarse en todas las asignaturas. Siempre habrá alguna por la que sienta predilección, pero motívale para que trabaje en todas, especialmente en aquellas que a priori no le gusten demasiado.
  8. No le regañes ni le presiones, es importante que estudiar y aprender sea un deseo propio y no impuesto.
  9. Anímale y felicítale cada vez que saque buenas notas, pero evita premiarle. Tiene que entender que estudiar y aprender es el premio en sí mismo y que lo hace por su futuro y desarrollo, no por cumplir unos objetivos o por un premio material.
  10. Da más importancia a su esfuerzo y menos a las puntuaciones que obtiene, no todos los niños aprenden al mismo ritmo, ni tienen las mismas habilidades.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.