Aprendizaje

¿Cómo hablar con los docentes?

¿Cómo dialogar con los docentes cuando no hacen bien su trabajo?

Edad recomendada De 4 a +13 años

En ocasiones, se produce una incomprensión entre el alumno y el profesor que da como resultado una mala enseñanza. En estos casos, lo mejor es hablar con el docente para poder resolver el problema.

Antes de acusar, es mejor buscar una solución juntos

No todos los profesores son igual de buenos ni están igual de preparados. Además, no todos saben o pueden adaptarse a cada alumno, por lo que hay ocasiones que el alumno siente que su profesor no le sabe enseñar y que no aprende nada con él.

Los problemas de comprensión entre profesor y alumno pueden ser muy graves ya que dan como resultado malas notas y suspensos, así como baja autoestima para el alumno, problemas en clase y en casa. En estos casos, lo mejor es hablar con el profesor, pero se debe hacer con cuidado y buscando las palabras más adecuadas para no herir sensibilidades ni hacer acusaciones.

Si tu hijo tiene problemas con su profesor, lo mejor es que primero hables bien con él para averiguar qué le pasa y cuál puede ser la causa de estos problemas. Quizá tu hijo necesite una atención especial que ese profesor no sabe o no puede ofrecerle motivos de ratio (demasiados alumnos en clase). O puede que el problema lo tengan todos los alumnos, y no solo tu hijo. Una vez averiguada la causa, lo mejor es que concertéis una cita con el profesor y vayáis a hablar con él. Puede estar el chico presente o no, según valoréis vosotros que sea mejor y según la edad y la madurez de vuestro hijo.

Debéis explicarle el problema con voz calmada y sin enfadaros ni hacer acusaciones. No se deben emplear frases como “Eres un mal profesor” o “No sabes enseñar” ya que la causa del problema puede no ser el profesor, sino un cúmulo de circunstancias (piensa que no siempre los profesores cuentan con las condiciones perfectas para enseñar).

Lo mejor es que expongáis la causa sin hacer acusaciones y que busquéis soluciones juntos. Recuerda que enemistarse con el profesor de vuestro hijo nunca conducirá a nada bueno. Si el problema lo tuviera toda la clase, podríais concertar una cita con unos cuantos padres representantes de la clase (no hace falta que vayan todos) y, si el profesor se muestra inflexible, acudir al jefe de estudios o al director.

La enseñanza es un tema muy serio y debemos preocuparnos de que nuestros hijos aprenden correctamente en clase.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.