Aprendizaje

Evitar los retos peligrosos en Internet

Una moda que en ocasiones se convierte en un peligro para nuestros hijos

Edad recomendada De 8 a +13 años

¿Has oído hablar del reto de #InMyFeelingsChallenge? O el de beber vodka por el ojo? ¿O del reto de la sal y el hielo? Te imaginas a tu hijo sentado en las vías de un tren mientras navega por Internet? Son retos peligrosos y dolorosos que se ponen de moda entre los adolescentes y los jóvenes. Pero muchos no se dan cuenta del peligro que acarrean.

En los últimos años se ha puesto de moda entre los adolescentes hacer y grabar retos para subirlos a la red

Si bien algunos retos de los que se han puesto de moda en los últimos años buscan concienciar sobre algún problema o recaudar dinero –como el reto de echarse un cubo de hielo por encima a favor de enfermedades como el ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica)-, pero la mayoría de los retos que realizan los jóvenes solo buscan la notoriedad de las redes, llamar la atención de sus  amigos y conocidos (y desconocidos) mostrando que son valientes y se atreven con todo. El problema es que todos estos retos son peligrosos y pueden acabar con lesiones graves, incluso ceguera, pérdida de una extremidad o, en los casos más serios, la muerte.

En primer lugar, hay que entender por qué hacen estos retos, a pesar de lo peligrosos que pueden llegar a ser. Por una parte, sus cerebros están en pleno desarrollo y la parte que maneja el pensamiento racional –la corteza prefrontal- no se ha desarrollado del todo, por eso son más impulsivos y no piensan en las consecuencias. Por otra parte, buscan la admiración de los demás y encajar en el grupo, y el hecho de superar estos retos y subirlos a las redes para fanfarronear les permite lograr ese objetivo.

Por eso, es importante estar al tanto de lo que hacen nuestros hijos para evitar que realicen estos retos con los que pueden hacerse daño de por vida.

  1. Habla con tus hijos sobre los retos que conozcan o que hayan hecho sus amigos para saber qué les gusta o qué cosas ven.
  2. Pregúntales (sin juzgar) qué piensan sobre esos retos para ayudarles a analizar lo que implican.
  3. Si ves que quieren participar en algún desafío, usa preguntas abiertas para “obligarles” a pensar en cada paso del reto. Pídeles que piensen en el peor resultado (quemaduras, asfixia, lesiones…) y si merece la pena la admiración que van a lograr a cambio de las horas en Urgencias o ingresados en el hospital.
  4. Hazte amigo de tus hijos en las redes sociales que tengan para poder “espiar” qué cosas siguen o qué les interesa. Si no quieren aceptar tus solicitudes, diles que es el precio que hay que pagar por tener móvil y datos gratis.
  5. Pregunta sobre sus compañeros y amigos. Los chicos suelen hablar más de otros que de sí mismos, pero eso también puede darte pistas para evitar comportamientos peligrosos. Escúchale siempre con calma para que siga confiando en ti.

 

EXPERTO:

Compartir en Familia

Redacción

Compartir en Familia es una web divulgativa dirigida en exclusiva a los padres y madres de Santillana Compartir, un proyecto que apunta a la excelencia educativa a través de la integración de contenidos, tecnología y servicios dirigidos a toda la comunidad escolar. Nuestra propuesta educativa, que ya está presente en 13 países de Latinoamérica, se fundamenta en la construcción de un ecosistema educativo que permita mejorar las competencias y habilidades necesarias para los alumnos y alumnas de hoy en día.