Emociones

Cómo enseñarles buenos modales en la mesa

Enseña a tu hijo las normas básicas de la mesa desde pequeño

Edad recomendada De 4 a +13 años

No comer con las manos, usar correctamente los cubiertos, no levantarse antes de haber terminado o comer con la boca cerrada son algunas de las normas básicas que debemos inculcar a nuestros hijos e hijas en la mesa.

El comportamiento en la mesa dice mucho de la educación

A partir de los 2 años, más o menos, todos los niños empiezan a comer en la mesa con los demás adultos. Es en este momento cuando debemos empezar a introducir las normas básicas de comportamiento al comer, con paciencia y calma, pero sin dejar al pequeño traspasar ciertos límites, sobre todo cuando estemos comiendo en un restaurante o con desconocidos.

¿Qué normas enseñarle?

Hay muchas normas a la hora de comer en la mesa, pero no hace falta que se las enseñas todas a la vez ni pretendas que tu hijo de 2 años coma como si estuviera en presencia de los reyes... Es suficiente con que le inculques gradualmente las principales normas:

  • Permanecer bien sentado a la mesa y no levantarse en ningún momento hasta que se haya terminado de comer.
  • No gritar.
  • Comer con cubiertos y no con las manos (a no ser que sea algo que se suela agarrar con las manos).
  • Comer con la boca cerrada y no enseñar la comida.
  • Empezar a comer antes de que se haya sentado todo el mundo.
  • Jugar con la comida o la bebida.
  • Balancearse con la silla ya que puede ser peligroso.

Esto es lo básico que todos los niños deben tener en cuenta, aunque deberás ir introduciendo cada norma gradualmente y de acuerdo a la edad del pequeño.

Consejos para aprender buenos modales

  • Explícale qué se debe hacer y qué no de manera sencilla para que lo pueda entender.
  • Actúa conforme lo dicho, los niños aprenden por imitación.
  • Practica en un contexto, por ejemplo, jugando a que estáis en un restaurante con sus muñecos.
  • Empieza por una sola norma y repítela a menudo. Cuando la tenga interiorizada, pasa a la siguiente.
  • Si no obedece, impón al momento una consecuencia negativa (por ejemplo, nada de dibujos después de comer).
  • Elógiale cada vez que coma correctamente y cumpla las normas para reforzar sus actitudes positivas.

Lo importante es crear una serie de hábitos que el niño irá interiorizando poco a poco, acostumbrándose así a los buenos modales en la mesa. 

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.