Emociones

Cómo controlar la ansiedad de mi hijo

En esta etapa se producen cambios físicos y emocionales que influyen en el estado de nuestros hijos

Edad recomendada De 8 a +13 años

La adolescencia es una etapa de desarrollo y cambio en el que el niño se convierte en adulto. Es un periodo complejo en el que pueden surgir problemas que, en algunos casos, conducen a episodios de ansiedad y estrés.

Te damos las claves para que ayudes a tu hijo a controlar su ansiedad.

Una conducta extraña puede esconder un problema de ansiedad

La ansiedad es un mecanismo de alerta que nos sirve para advertirnos de un peligro. Cuando los niveles de ansiedad son moderados y se controlan, pueden ser incluso beneficiosos.

El problema es cuando se convierte en un estado de ánimo permanente, causando un trastorno de ansiedad que puede resultar muy peligroso para la persona que lo sufre ya que, normalmente, desemboca en depresión.

Te detallamos algunas primeras señales que puedes detectar en tu hijo y que te ayudarán a mantenerte en alerta:

  • Comportamiento retraído.
  • Preocupación constante.
  • Pensamientos negativos y pesimistas.
  • Sensación de indefensión e impotencia.
  • Cansancio.
  • Angustia.
  • Problemas para dormir.
  • Falta de concentración.
  • Falta de apetito o, por el contrario, apetito desmedido.

¿Por qué mi hijo tiene ansiedad?

Los jóvenes en esta etapa sufren muchos cambios físicos y emocionales que muchas veces no comprende. Los amigos se vuelven lo más importante y, si existen problemas de bullying o para encajar en el grupo, es probable que el adolescente sufra ansiedad.

Otras causas que pueden llevar a un problema de ansiedad son consumo de drogas o alcohol, problemas amorosos, discusiones y mal ambiente familiar, problemas de estudio, etc.

Para los adolescentes, cualquier pequeño problema se convierte en un mundo. Ellos son más inestables emocionalmente y todo les afecta más, por lo que cualquier trastorno puede desencadenar un estado constante de ansiedad en estos años.

¿Cómo ayudar a mi hijo con su ansiedad?

Si el problema de ansiedad de tu hijo es tan grave que afecta a su vida diaria y sufre ataques constantes de ansiedad, debes acudir a un psicólogo para que le indique el tratamiento más adecuado a seguir, incluyendo terapia y medicamentos.

Si te parece que es algo pasajero y que no es grave, puedes ayudarle desde casa siguiendo estas pautas:

1- Enséñale ejercicios de relajación como el yoga o técnicas de respiración para controlar los ataques de ansiedad y reducir el nivel de estrés.

2- Averigua qué le ocurre, cuál puede ser el desencadenante de este estado para buscar una solución o mostrarle que el mundo no se acaba porque Lucía no quiera salir con él.

3- Si el problema es realmente grave, como un problema de acoso escolar, pide ayuda a la dirección del centro para evitar que se siga dando el bullying.

4- Una vida sana, durmiendo las horas adecuadas, comiendo bien y sin beber ni fumar, ayudarán a que tu hijo esté más estable emocionalmente.

5- Las rutinas y las normas ayudan a que los chicos se sientan seguros.

6- Muéstrale siempre tu apoyo y comprensión aunque a veces sea difícil y, por supuesto, tu amor. 

EXPERTO:

Compartir en Familia

Redacción

Compartir en Familia es una web divulgativa dirigida en exclusiva a los padres y madres de Santillana Compartir, un proyecto que apunta a la excelencia educativa a través de la integración de contenidos, tecnología y servicios dirigidos a toda la comunidad escolar. Nuestra propuesta educativa, que ya está presente en 13 países de Latinoamérica, se fundamenta en la construcción de un ecosistema educativo que permita mejorar las competencias y habilidades necesarias para los alumnos y alumnas de hoy en día.

Comentarios (1)

oscar muñoz| 02 de Abril de 2018

muy interesante el tema.