Aprendizaje

Campamentos de idiomas: Así ayudan a tu hijo

Además de aprender idiomas, tu hijo madurará y crecerá como persona

Edad recomendada De 8 a +13 años

A la hora de buscar actividades para tu hijo, una opción muy recomendable son los campamentos de idiomas ya que, en cualquier época del año, le pueden ayudar a mejorar su conocimiento de otras lenguas a la vez que se divierte, hace amigos y madura como persona.

Compañerismo, trabajo en equipo, habilidades sociales… son muchos sus beneficios

Los campamentos de idiomas son una buena opción ya que ofrecen entretenimiento y diversión para los más pequeños y son una forma de que padres y madres otorguen una mayor libertad y responsabilidad a los hijos desde pequeños. Si a esto le añadimos la oportunidad de aprender o mejorar un idioma, mucho mejor.

Por eso, si estás pensando qué hacer con tu hijo este verano, quizá debas plantearte la posibilidad de apuntarle a un campamento de idiomas:

  • Aprenderá un idioma de manera divertida y sin darse cuenta. No pienses en clases teóricas sentados en un aula, se lleva todo a cabo mediante juegos y actividades entretenidas. Además, no hay nada mejor para aprender una nueva lengua que tener que hablarla constantemente. Está demostrado que la inmersión lingüística es el mejor medio para aprender.
  • Fomentará su expresión creativa y la actividad física ya que, al fin y al cabo, es un campamento donde lo esencial es realizar actividades al aire libre como senderismo, natación, juegos, manualidades, etc.
  • Aprenderá a trabajar en equipo y a compartir.
  • Desarrollará sus habilidades sociales y su capacidad de hacer amigos. Asimismo, conocerá nuevas culturas y personas diferentes.
  • Madurará y se hará más responsable. Los expertos defienden los campamentos como una herramienta que ayuda a los niños a madurar social y emocionalmente. El estar fuera de casa, sin sus padres cerca, y tener que ocuparse de su ropa, su higiene o las tareas relacionadas con el campamento le ayudarán a desarrollar sus competencias y sus habilidades.
  • Conocerá mejor la naturaleza, la vida al aire libre y a respetar el medio ambiente.
  • Aprenderá valores como el compañerismo, la amistad, el respeto, la tolerancia, la superación personal, etc.

Es decir, todos los beneficios de un campamento unidos al aprendizaje de un idioma, algo que en la actualidad es esencial para el futuro del niño.

Eso sí, antes de apuntarle debes informarte bien de las instalaciones del centro, si cumple o no los requisitos de seguridad, qué tipo de actividades se llevan a cabo y, por supuesto, asegurarte de que tu hijo está preparado para ir y tiene ganas ya que obligarle a ir de campamento puede ser contraproducente. 

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.