Emociones

Aprender a decir no: La importancia de la asertividad

Un niño que sabe decir “no”, no se deja llevar por los demás

Edad recomendada De 0 a +13 años

La asertividad es la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin molestar a los demás.

Es fundamental enseñar a los niños asertividad para que sepan hacerse respetar

Es saber decir a los demás aquello que queremos, deseamos o nos molesta sin imponer nuestras ideas y sin quedarnos callados aguantándonos.

Se sitúa a medio camino entre la pasividad y la agresividad y es una habilidad social imprescindible en la vida para conseguir lo que queremos sin dejarnos pisotear y, a la vez, sin dañar a los demás.

Es una habilidad fundamental que debemos transmitir a nuestros hijos para que no se dejen llevar por los demás en decisiones peligrosas o prohibidas como faltar a clase, probar el tabaco o el alcohol, robar algo en una tienda… Es decir, les permite decir “no” ante situaciones que realmente no quieren llevar a cabo. Además, la asertividad permite que el niño defienda sus intereses sin recurrir a la fuerza o a los insultos.

Para enseñar asertividad a nuestros hijos podemos seguir estos consejos:

  • Escucha cuando te hable y enséñale a hacerse escuchar de manera amable pero firme cuando tenga un problema.
  • Debes respetar sus opiniones: el primer sitio para mostrarse asertivo es en casa.
  • No resuelvas siempre sus problemas. Debes permitir que él solo arregle sus diferencias con el amigo que le ha quitado el juguete o con el compañero de clase que no quiere jugar con él. Sobreprotegerle es malo para el desarrollo de su autonomía y su autoestima, ambas claves para ser asertivo.
  • Cuando el problema sea más serio, ayúdale a buscar la solución y practica con él en casa lo que va a hacer o decir para resolver el conflicto de manera pacífica.
  • Es importante transmitirle una serie de valores como el respeto, la amistad o no ser envidioso.
  • La violencia nunca es la solución.
  • Debes ejercer como un buen modelo, practicando en tu vida diaria la asertividad. Que te vea decir que no cuando realmente no quieres hacer algo de una manera franca y firme.

Habla con tu hijo de sus derechos, que sepa desde pequeño que tiene derecho a decir que no, a ser respetado, a no hacer algo que no quiera, a enfadarse y a expresar sus sentimientos.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.