Aprendizaje

10 técnicas de estudio que ayudarán a tu hijo a mejorar su rendimiento

Quizá tu hijo/a no esté aprovechando todo su potencial y necesite ayuda

Edad recomendada De 4 a +13 años


Es posible que tu hijo se ponga todas las tardes delante de su escritorio, haga los deberes y estudie antes de un examen y, sin embargo, no se vea reflejado el esfuerzo en sus calificaciones. Quizá no esté aprovechando todo su potencial y necesite ayuda. Existen diferentes técnicas de estudio que adaptadas a sus características personales puedan mejorar sus resultados y rendimiento.

Buscar un sitio adecuado para estudiar

Un dato importante a tener en cuenta a la hora de estudiar es conocer la forma en la que nuestros hijos perciben la mayor parte de la información: por la vista (visual), el oído (auditivo), el movimiento (Kinestésico).

Te recomendamos 10 técnicas básicas para que traslades a tu hijo y le ayudes optimizar su rendimiento:

  1. Elaborar un plan de estudio: Es importante que no espere al último día para estudiar antes de un examen. Tiene que aprender a organizar y planificar su calendario de estudios según el número de asignaturas, la importancia de cada materia, la fecha de los exámenes, su dificultad… Crea este calendario con él y ayúdale a priorizar y organizar sus tareas.
  2. Buscar un sitio adecuado para estudiar: El ruido, la tranquilidad y la ausencia de distracciones determinan en gran medida el éxito del rendimiento.
  3. Destacar lo importante del texto: Es una de las técnicas más sencillas y útiles. Se trata simplemente de destacar lo más importantes del texto. Esto ayuda a hacer una primera lectura comprensiva para, después, estudiar lo fundamental.
  4. Realizar apuntes o resúmenes: Escribir con sus propias palabras lo fundamental para recordarlo más fácilmente. Así, también le será más fácil contestar a preguntas de desarrollo.
  5. Crear mapas mentales: Perfecto para resumir y organizar las ideas. De cara al examen ayuda, sobre todo, tener la información ordenada en la mente.
  6. Hacer fichas de estudio: Muy eficaces para asimilar fechas, datos concretos, nombres… Estas fichas de sirven además para que nosotros como padres podamos lanzarles preguntas y comprobar su grado de conocimiento de la materia.
  7. Trabajar en casos prácticos o exámenes ficticios: En algunas asignaturas como matemáticas, física, etc. Lo más práctico es que nuestros hijos realicen ejercicios parecidos a los que se les va a plantear en el examen. También es una buena idea hacer un examen ficticio. Nos ayudará a detectar las materias en las que necesita mayor refuerzo.
  8. Usar reglas mnemotécnicas: Son especialmente útiles a la hora de memorizar listas. Se basan en las reglas de la asociación. Se recomienda que cada uno realice sus propias reglas mnemotécnicas.
  9. Emplear recursos visuales: Sobre todo si nuestros hijos tienen más desarrollada esta capacidad. Dibujos, esquemas, imágenes… ayudan a reforzar lo aprendido y a fijarlo mejor.
  10. Mentalidad positiva: Una mentalidad positiva y convencida es fundamental. Es importante hacer creer a nuestros hijos que pueden hacerlo y que tengan confianza en sí mismos.

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.