Aprendizaje

10 ideas para hacer que tu hijo estudie con alegría

La mayoría de niños no se interesan por los estudios, por lo que necesitan motivación

Edad recomendada De 8 a +13 años

Conseguir que nuestros hijos estudien, y lo hagan felices, no es tarea sencilla. Para ellos es una obligación, seguramente porque se lo hemos explicado así, y casi nunca encuentran esta actividad motivadora o interesante. Aquí te proponemos algunas ideas que posiblemente te ayudarán a que tomen los estudios con alegría e interés.

¿Estudiar? ¡Sí, gracias!

A la mayoría de niños les gusta la guardería, pero llega el colegio, comienzan los deberes, los exámenes, estudiar… y muchos empiezan a ver el estudio como algo aburrido y obligatorio, casi un castigo. Sin embargo, los niños no se dan cuenta de lo importante que es formarse y estudiar para el futuro. Por eso, es labor de padres y profesores acercar el estudio a los niños paraque lo entiendan como algo interesante y provechoso.

Te damos 10 ideas para lograr que tu hijo estudie con alegría:

1- Plantéale siempre el estudio como un reto personal, un medio para conseguir cumplir sus sueños de mayor. Cada avance que haga y cada lección nueva que aprenda, será una nueva meta cumplida. Esforzándose cada día conseguirá lo que quiera.

2- Si de mayor quiere ser astronauta o médico, dile que, para llegar a ello, tiene que estudiar. Muchas veces, los niños no son conscientes de lo necesario que es el estudio, y lo importante del esfuerzo: por el contrario, piensan que es un “castigo” de los padres.

3- Tu hijo no tiene que ver el estudio como algo aburrido, muéstrale todas las cosas apasionantes e interesantes que se pueden descubrir mediante el estudio. Podéis buscar juntos información que le interese (relacionada con el estudio) y datos curiosos.

4- Todos los niños llevan dentro un explorador y un científico. A la hora de estudiar, explota esa faceta. Podéis hacer juntos experimentos relacionados con el estudio o probar si es cierto lo que cuentan sus libros.

5- Cuando lleguéis a casa y toque hacer los deberes o estudiar, no se lo digas como si llegara algo horrible, una pena que debe cumplir. En lugar de eso, pregúntale qué deberes tiene que hacer, qué materias toca estudiar, dile lo interesante que es eso que va a estudiar, pon buenas caras y muéstrate feliz.

6- Mientras él estudia tú también puedes aprovechar a hacer “tus deberes” (aunque sea leer un libro). Si te ve trabajando con buena cara y feliz, le costará menos.

7- Móntale una zona de estudio agradable, que invite a sentarse a estudiar. Buena luz, una mesa amplia, con todo el material necesario cerca… Si se concentra, podéis incluso poner música tranquila y bajita para que parezca aún más ameno.

8- Sacar buenas notas y estudiar es su “obligación”, pero nunca está de más que le elogies y reconozcas sus logros. No hay que darle premios, pero sí decirle lo orgullosos que estamos de él y mostrar alegría ante sus avances.

9- Completa sus estudios con actividades didácticas fuera de casa que resulten entretenidas, como ir a talleres infantiles, exposiciones para niños, museos infantiles, cuentacuentos, etc.

10- Por último, podéis jugar un día a que él sea el profesor y tú el alumno. Al enseñarte algo a ti, corregirte un examen o ponerte deberes, comprenderá un poco la otra cara del estudio y lo cogerá con más gusto.

 

 

 

EXPERTO:

Irene García Pérez

Periodista

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.