Vida
Sana

10 beneficios de la meditación infantil

Es una técnica que se puede aprender desde pequeños

Edad recomendada De 0 a 12 años

meditacioninfantil

Desde hace unos años se ha puesto muy de moda en los países occidentales la meditación por sus grandes beneficios para nuestra salud física y mental. Pero la práctica de esta técnica no solo es buena para los adultos, también para los niños. Descubre sus beneficios y cómo puedes enseñarles a meditar.

La meditación reduce el estrés, mejora el rendimiento escolar e incrementa la felicidad

La meditación es una práctica mental a través del cual se potencia la atención y la consciencia en el presente, además de la calma y el propio conocimiento. Meditar es muy beneficioso para todo el mundo, por eso cada vez más familias se interesan por esta técnica, que se puede enseñar desde los 4 años, aunque siempre adaptándola a la edad del pequeño.

Entre los muchos beneficios de la meditación para los niños y adolescentes encontramos:

1- Reduce el estrés y la ansiedad.

2- Mejora el rendimiento escolar al ayudarnos a concentrarnos mejor.

3- Controla la hiperactividad y la impulsividad.

4- Aumenta la felicidad.

5- Ayuda a conocer y controlar las emociones.

6- Mejora la autoestima y el conocimiento propio.

7- Favorece el sueño.

8- Aumenta la empatía y mejora las relaciones sociales.

9- Ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

10- Reduce la violencia y la agresividad y aumenta la tolerancia a las frustraciones.

¿Cómo enseñar a meditar a mi hijo?

Si sabes meditar, puedes enseñarle tus conocimientos y técnicas a tu hijo desde los 4 o los 5 años, pero si nunca has meditado, lo mejor es que acudáis juntos a algún curso de meditación impartido por expertos para aprender las bases y luego ya poder practicar en casa de manera adecuada. También existen muchos libros sobre el tema, aunque alguna clase práctica nunca viene mal.

  • Empieza por explicar a tu hijo en qué consiste la meditación y cuáles son sus beneficios. Tienes que motivarle para que quiera practicarlo, nunca se puede obligar a alguien a meditar. Una buena manera de conseguir que el entre el gusanillo es meditando tú en casa, ya que los niños suelen imitar lo que ven y hacen sus padres.
  • La respiración es clave para conseguir meditar, por lo que puedes empezar practicando ejercicios sencillos de respiración como sentarse con las manos sobre la tripa, en silencio, observando cómo sube y baja la tripa. Esto ayuda a centrarse en el momento presente y concentrarse. Para ayudarle, puedes pedirle que se tumbe boca arriba y colocar encima de su tripa un juguete para que sienta cómo sube y baja.
  • Busca un momento adecuado en el que el niño esté tranquilo, no tengáis prisas ni haya nada que hacer. Debéis poder dedicar al menos 30 minutos a la meditación, sobre todo al principio.
  • El lugar también es importante, debéis estar en silencio, tranquilos y en un sitio cómodo. Una buena opción es poner música de fondo de relajación.
  • Sé paciente y flexible, ya que habrá días que lo haga encantado, y otros que le cueste más concentrarse y meditar.
  • No tengas unas expectativas muy altas, sobre todo al principio. Con que consigáis meditar 10 minutos, es más que suficiente.
  • Podéis meditar tanto sentados con las piernas cruzadas, en la postura del loto, como tumbados. Cerrad los ojos y pídele que imagine cosas sencillas al inhalar y exhalar o que piense en cosas que le gusta y le calman, como burbujas de jabón, colores, flores, etc. Primero en cosas sencillas, a medida que avance en la meditación, los pensamientos pueden ser más elaborados, como una playa desierta, un cielo lleno de nubes, etc.
  • Al terminar, pregúntale cómo ha ido la experiencia, qué ha sentido… y escúchale con atención.

EXPERTO:

Compartir en Familia

Redacción

Compartir en Familia es una web divulgativa dirigida en exclusiva a los padres y madres de Santillana Compartir, un proyecto que apunta a la excelencia educativa a través de la integración de contenidos, tecnología y servicios dirigidos a toda la comunidad escolar.

Nuestra propuesta educativa, que ya está presente en 13 países de Latinoamérica, se fundamenta en la construcción de un ecosistema educativo que permita mejorar las competencias y habilidades necesarias para los alumnos y alumnas de hoy en día.